02 octubre, 2008

CUANDO SE PASAN POR «ALTO» CIERTAS SEÑALES

Fue una carrera loca por una vía cubierta de nieve en los Alpes austriacos, una carrera perfecta para aquellos a quienes les encanta esquiar. Werner Schultz, joven alpinista, la aprovechó al máximo, descendiendo a ochenta kilómetros por hora en sus esquís. Al final de la vía se encontraba una calle transversal, y en la intersección de las dos una señal que decía: «Alto».

Werner no pudo parar. Esquiando a la increíble velocidad que había adquirido en los tres kilómetros de bajada, chocó de frente contra el poste de la señal. Con el cuerpo quebró el poste, que a su vez le quebró a él la frente. Sobre su cuerpo inerte quedó, todavía intacta, la señal de advertencia: «Alto».

Nadie niega que las señales de «Alto» son necesarias en calles muy transitadas. No se ponen allí por capricho sino por precaución. La gran mayoría de accidentes en las vías ocurre porque los conductores no obedecen la señal de «Alto». Ignoran la señal, lo cual produce el choque.

¿Por qué hay tantas calamidades en esta vida? ¿Por qué abundan el dolor y el infortunio en nuestra sociedad? ¿Por qué sufre el ser humano las desgracias que le ocurren?

Dios puso en su Santa Palabra diez señales de «Alto». A éstas se les conoce como los Diez Mandamientos. Cumplirlos es disfrutar de paz y armonía. Ignorarlos es chocar contra ellos y sufrir las consecuencias.

¿Cuáles son esas señales? He aquí, en pocas palabras, el decálogo de Moisés:

1. No servirás a dioses ajenos. 

2. No te harás imagen de ninguna cosa en el cielo, en la tierra o debajo de la tierra. 

3. No tomarás el nombre de Dios en vano. 

4. Acuérdate del día de reposo, para santificarlo. 

5. Honra a tu padre y a tu madre. 

6. No matarás. 

7. No cometerás adulterio. 

8. No hurtarás. 

9. No darás falso testimonio. 

10. No codiciarás.

Estos Diez Mandamientos son las señales de «Alto» que Dios nos dio para ayudarnos a vivir correctamente, a caminar en justicia y a disfrutar de la vida. La única manera en que podemos disfrutar de todo lo bueno que Él nos ha provisto es no infringir esos «Altos», que ha puesto para nuestro bienestar físico, moral y espiritual.

¿Es posible obedecer esas leyes? Sí, pero sólo si el dador de ellas vive en nuestro corazón. Cuando Dios está en nosotros, tenemos vía libre para andar perfectamente por esta vida. Él desea que nos sintamos totalmente realizados como seres humanos. Y sabe que eso es precisamente lo que sucede cuando tomamos a pecho todas sus disposiciones, incluso sus diez señales de «Alto».

por el Hermano Pablo
www.conciencia.net

1 comentario:

KatheU dijo...

Es real! Dios estableció "ALTOS", (Mandamientos) que son vigentes aún, pero desafortunadamente, muchos seres humanos han decidido creer que ya no son importantes o son simple información, olvidando que Dios es el mismo ayer, hoy y siempre. Ahora más que antes, gracias a la presencia del Espíritu Santo en nuestra vida podemos hacer la voluntad de Dios para el hombre. Que éste sea un tiempo donde Dios nos ayude a reconocer sus "ALTOS" y con la ayuda de Su Espíritu caminemos por el camino estrecho que citó Jesús en Mateo 7. NO más tibieza espiritual.